Legibilidad

Interface Toolkit

¿Qué es?

La legibilidad se refiere a la facilidad con que el usuario puede leer el texto. Es una cuestión directamente relacionada con la usabilidad, ya que afecta a la manera en que el usuario procesa la información. Una legibilidad baja aleja a los usuarios del contenido.

Implicaciones en el diseño de interfaces

Factores implicados en la legibilidad

  1. Contraste. Es el factor principal para determinar si un texto es legible o no. Un buen nivel de contraste hace que el texto pueda leerse fácilmente y que se pueda escanear visualmente, si se quiere realizar una lectura en diagonal. Un bajo grado de contraste requiere esfuerzo por parte del usuario y convierte la lectura en un proceso lento y desagradable. Existen herramientas web que permiten comprobar si el nivel de contraste de un texto respecto al fondo es suficiente. Por ejemplo: https://webaim.org/resources/contrastchecker/.
  2. Tamaño. Un texto bien jerarquizado, en el que se articulan bien los tamaños para que el usuario pueda reconocer sin dificultades los diferentes niveles de contenido (título, cuerpo, etc.), es más legible.
  3. Interlineado. El interlineado o distancia entre líneas influye en la facilidad con la que el texto es visualmente escaneable. Si es demasiado estrecho, puede favorecer que el usuario se confunda de línea. Si es demasiado amplio, el texto parecerá fragmentado en lugar de tener continuidad. En diseño para pantalla el interlineado ideal generalmente se sitúa alrededor del 150 % del tamaño del texto, aunque debe ajustarse según el tipo de letra, su tamaño, la cantidad de contenido, etc.
  4. Interletraje. El interletraje es la distancia entre las letras de una palabra. Aunque puede ajustarse en textos breves y de gran tamaño para reforzar aspectos visuales, es recomendable no modificar el que cada fuente tiene por defecto, cuando se trata de texto de contenido extenso.
  5. Longitud de línea. La longitud de línea corresponde al número de caracteres por línea. Es un factor que tiene una fuerte influencia en cómo el usuario fluye de una línea a la siguiente al leer un texto extenso. En general, una anchura de entre 45 y 75 caracteres (incluyendo signos de puntuación y espacios) es adecuada, aunque, como en el caso del interlineado, deberá ajustarse comprobando visualmente el resultado según el tipo de letra y el tamaño elegido.

Pautas de diseño para optimizar la legibilidad

Para garantizar la legibilidad de un texto, además de tener en cuenta las cuestiones asociadas a los factores descritos anteriormente, deberían seguirse las pautas que se describen a continuación.

  • Diseño de los títulos. Hay que equilibrar bien el tamaño de los títulos. Un título demasiado grande ocupa mucho espacio y rompe el ritmo de lectura. Un título demasiado pequeño no contribuye a establecer una buena jerarquía y no atrae suficientemente la atención del usuario.
  • Texto escaneable. El diseño de los títulos, el diseño del texto de cuerpo y el contraste entre texto y fondo deben contribuir a que el usuario pueda escanear ágilmente el texto. También es muy recomendable incluir puntos de atención (mediante negritas, por ejemplo) para que el usuario pueda encontrar fácilmente los conceptos clave. Hay que utilizar estos puntos con moderación, para no saturar la atención del usuario.
  • Espacio vacío. Cuando hay mucho texto, el espacio vacío permite que la página «respire» y facilita la lectura y el escaneo. También hay que dejar unos buenos márgenes alrededor del bloque de texto.
  • Coherencia. El uso coherente de los estilos de texto permite que el usuario perciba sin problemas las jerarquías, reconociendo la categoría y función de cada bloque de texto.
  • Densidad. La densidad del texto se refiere a la cantidad de palabras que hay en un área determinada, y está determinada por el interlineado, el interletraje y el tamaño del texto. El texto no debería ser demasiado denso ni demasiado espaciado.
  • Romper la rutina. Cuando se trata de textos muy extensos, se recomienda introducir elementos que rompan la rutina de la página (cuadros de texto, destacados, citas). Las imágenes son un buen recurso en este aspecto.
  • Separadores. Para que sea digerible, un texto extenso ha de dividirse en párrafos de longitud controlada.
  • La primera frase de cada párrafo debería resumir el contenido del párrafo entero. De esta manera, el usuario puede escanear la página leyendo solamente la primera línea de cada párrafo y deteniéndose donde le interese.

Referencias

Cronin, M. (2009). «10 principles of readability and web typography». Smashing Magazine. [Fecha de consulta: 18 de enero de 2018].

<https://www.smashingmagazine.com/2009/03/10-principles-for-readable-web-typography/>

Lidwell, W.; Holden, K.; Butler, J. (2010). Universal Principles of Design. Rockport.